21 abril, 2018

¿Es posible disfrutar de Menorca en dos días?

A raíz de la proliferación de los vuelos low-cost y de otras alternativas de transporte que son verdaderamente muy económicas desde hace un lustro han aumentado la cifra de turistas que únicamente dedican un par de días a visitar la localización elegida como destino, aspecto que adicionalmente les permite viajar un fin de semana cualquiera sin tener que esperar al periodo vacacional.

Menorca es una de las regiones españolas que acostumbran a escoger este tipo de autodenominados turistas fugaces. Pero, ¿realmente se disfruta acudiendo a dicho paraje de ensueño durante un periodo de tiempo tan corto? La respuesta es rotundamente afirmativa, especialmente si los viajeros tienen en cuenta una serie de recomendaciones y saben exactamente a qué lugares acudir.

Alquilar un coche en Menorca: el primer paso

El hecho de que transcurran 48 horas o menos en el destino por el que los turistas opten, en este caso Menorca, da pie a que todos los minutos sean importantes y no deban desperdiciarse. Obviando el transporte público y sus necesarias esperas junto al hecho de que no siempre deja a los pasajeros en las proximidades de la localización que desean visitar la mejor opción consiste en contratar un servicio de alquiler coches Menorca.

Reservando el vehículo que satisfaga tanto tus necesidades como la de tus acompañantes te asegurarás de que, tras aterrizar el vuelo, tendrás el vehículo a tu disposición esperándote en el mismo aeropuerto para que la comodidad sea máxima, así como la rapidez al efectuar tus desplazamientos por la isla.

Alquilar un coche es esencial para disfrutar al cien por cien de los dos días que transcurrirán en el territorio menorquín. Y es que con un automóvil basta una hora para cruzar la isla de punta a punta, factor que te permitirá hacer acto de presencia absolutamente en cualquier rincón que sea de tu interés.

Planificar el itinerario y reservar un alojamiento acorde al mismo

Con tal de sacarle el máximo provecho a cada día resulta de vital importancia elaborar un buen itinerario que abarque los gustos de todos los viajeros que conforman el grupo. Una buena idea consiste en desplazarse con el coche hasta Ciutadella y destinar la primera jornada a deleitarse con la parte oeste de la isla, mientras que el segundo día puede centrarse básicamente en la zona este terminando con Mahón y acudiendo al aeropuerto.

Teniendo en cuenta el tipo de trayecto a realizar conviene que el alojamiento se encuentre en las proximidades del punto medio. En el caso anteriormente descrito sería idóneo reservar un hotel, apartamento e incluso una habitación particular de un domicilio cerca del Monte Toro, por ejemplo en Es Mercadal. De esta manera tras despertarte te encontrarás en el centro de Menorca y podrás continuar tu andadura sin tener que recular ni volver a pasar por zonas que ya han sido visitadas, factor que te restaría unos valiosos minutos que deben ser aprovechados para seguir avanzando.

Zonas que bajo ningún concepto te debes perder

Como es de esperar con solamente dos días a tu disposición alguna que otra localización de gran atractivo a nivel turístico tendrá que ser dejada atrás para darle prioridad a otras de tu elección. Si no sabes exactamente a qué lugares acudir presta atención a las siguientes recomendaciones que resultan ideales para ser visitadas fugazmente.

En lo que a calas se refiere Menorca es muy variada, y más allá de aquellas que son conocidas por casi todos los españoles existen algunas que no gozan de tanta popularidad, lo cual puede ser una importante ventaja sobre todo en verano. Un claro ejemplo reside en la Cala Rafalet a la que se llega en 20 minutos desde el aeropuerto de Mahón.

Dicha cala virgen está considerada por los expertos como una de las que desprenden mayor belleza. De hecho, todos los turistas que se presencian en ella abandonan la zona totalmente maravillados, especialmente si tienen la posibilidad de darse un chapuzón disfrutando de sus cristalinas y turquesas aguas. El tramo a recorrer para llegar es sencillo y no requiere muchos minutos, cumpliendo así con la necesidad de múltiples turistas que se resume en realizar una excursión a pie por Menorca sin que ello consuma gran parte de sus dos días disponibles.

Aprovechando tu alojamiento cerca del Monte Toro es imprescindible acudir al punto más alto de la isla para gozar de una skyline asombrosa deleitándote visualmente con las espectaculares vistas que ofrece este emplazamiento privilegiado.

Otra zona fácilmente visitable sin que consuma mucho tiempo de las dos jornadas es la conocida bajo el nombre de Binibèquer Vell, un pueblo pesquero que acostumbra a ser el foco de todas las cámaras fotográficas. Y no es para menos, ya que su singularidad da pie a que todos los visitantes quieran inmortalizar la belleza que desprende la zona y sus viviendas que destilan peculiaridad por todos los poros