CertificadodeEficienciaEnergetica.com: Ayudas de 4.420 millones para fomentar la rehabilitación energética

/COMUNICAE/

España realizará una inversión de 4.420 millones de euros que se repartirán entre las diferentes Comunidades Autónomas. Las ayudas a la rehabilitación energética, entre otras, quedaran condicionadas a qué se obtenga una reducción de, al menos, un 30% del consumo de energía primaria no renovable de los edificios a rehabilitar

Por todos es sabido. La amenaza climática es una realidad. El mundo entero es consciente de la emergencia actual y de la necesidad de buscar acuerdos para revertir la tendencia negativa que acabará destruyendo el planeta tierra.

Recientemente, China y EEUU, las dos superpotencias mundiales, ya han llegado a un acuerdo en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) celebrada en Glasgow para luchar contra el cambio climático.

En Europa hace tiempo que se está trabajando para adoptar medidas que reduzcan el calentamiento global y una de ellas se basa en reducir las emisiones de CO2 que emiten las edificaciones puesto que, aunque no lo parezca, las edificaciones causan el 56% de la contaminación de las ciudades. De hecho, los edificios contaminan 4 veces más que los coches. (fuente: elmundo.es)

Desde Europa lo tienen claro: hay que reducir el consumo energético de las edificaciones para que éstas reduzcan la emisión de CO2 al exterior. Pero, ¿cómo conseguirlo? ¿qué les pasa a los edificios de Europa y, en concreto, de España? ¿Por qué consumen tanta energía? ¿qué se puede hacer para reducir el consumo energético y, a la vez, ahorrar?

Rehabilitación energética de edificios para reducir consumos energéticos
La realidad es que España tiene un parque residencial obsoleto. La mayoría de las edificaciones fueron construidas antes de 1980 (fuente: eleconomista.es) cuando no había ninguna normativa que regulara la eficiencia energética de los edificios y, consecuentemente, representan un despilfarro en cuanto a consumo energético.

Para solucionar el problema, Europa pone a disposición los Fondos Europeos Next Generation y el Consejo de Ministros acaba de aprobar el Real Decreto por el que se regulan los programas de ayudas en materia de rehabilitación residencial y vivienda social del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR).

En definitiva, España realizará una inversión de 4.420 millones de euros que se repartirán entre las diferentes Comunidades Autónomas. Las ayudas a la rehabilitación energética, entre otras, quedaran condicionadas a qué se obtenga una reducción de, al menos, un 30% del consumo de energía primaria no renovable de los edificios a rehabilitar. Pero, ¿quién determinará que, efectivamente, se haya reducido el consumo de energía de un edificio?

El certificado de eficiencia energética clave en la rehabilitación energética
El certificado de eficiencia energética es un documento oficial, redactado por un técnico competente, que incluye información objetiva sobre las características energéticas de un inmueble. Informa de cuánto consume energéticamente y recomienda una serie de medidas a tomar para mejorar eficiencia energética del inmueble.

El certificado de eficiencia energética o certificado energético para edificios existentes es obligatorio desde el año 2013, cuando se traspuso la normativa europea mediante el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, y, desde entonces, todos aquellos inmuebles que se quieran vender o alquiler en España es necesario que, previamente, se informe de la etiqueta energética

La escala de calificación energética es de siete letras y varía entre las letras A (edificio más eficiente energéticamente) y G (edificio menos eficiente energéticamente). La etiqueta energética expresa la calificación energética de un edificio otorgando una de estas letras.

En definitiva, desde el año 2013 es necesario informar al futuro comprador o arrendatario del consumo energético de un determinado inmueble para que éste pueda compararlo con otros inmuebles de la zona y optimizar su elección entre un inmueble u otro. La finalidad de la norma era clara: incentivar inversiones energéticas que fomentaran el ahorro energético, y a la vez económico, y contribuir así a la disminución de las emisiones de CO2 del sector de la edificación.

Las ayudas a la rehabilitación energética de los edificios vendrán pues condicionadas a qué se demuestre, de forma objetiva, que un determinado inmueble ha reducido su consumo energético después de realizar una actuación de rehabilitación. Será pues necesario obtener dos certificados de eficiencia energética. Uno antes de realizar la reforma energética y otro después para demostrar el ahorro energético de un determinado inmueble.

Está claro que el certificado de eficiencia energética adquiere un papel relevante en la tramitación de ayudas o subvenciones para la rehabilitación energética. Por ello, el pasado 3 de junio de 2021, entró en vigor el Real Decreto 390/2021, de 1 de junio, sobre certificación de la eficiencia energética de los edificios para mejorar la calidad de los certificados de eficiencia energética que se emitan desde la entrada en vigor de la referida norma.

¿Es el momento para pedir ayudas para la rehabilitación energética?
La verdad es que se trata de una oportunidad única para realizar rehabilitaciones de inmuebles. Gran parte del coste de la rehabilitación será subvencionada, hasta el 80% de la inversión, y, a medio/largo plazo, se puede recuperar la inversión realizada en forma de ahorro económico por la reducción del consumo energético del inmueble.

Si un propietario individual tiene pensado realizar rehabilitaciones o reformas energéticas relevantes en un determinado inmueble es interesante aprovechar los millones que vendrán desde Europa en forma, en algunos casos, de deducciones en el IRPF de hasta el 60% para la rehabilitación de viviendas. (fuente: diario.es)

En conclusión, si se pueden realizar acciones para que un edificio tenga un consumo energético nulo o casi cero, ¿por qué no hacerlas? Además, si como ciudadano se pueden realizar acciones para que un inmueble emita menos emisiones de CO2, ¿por qué no hacerlo? Ser sostenible y respetuoso con el medio ambiente es ser inteligente y, desengañémonos, está de moda.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico